Despierta la memoria

«despierta la memoria hermana luna
tu atuendo pide a gritos
de corolas un cambio
transmuta la oración
en un silbido
sacude el polvo
los templarios despiertan
con las manos cruzadas
en secretos rezos
de boleros ocultados
despierta la memoria
hermana luna
que las pirámides de sol
se vuelven sal
en la travesía de este cielo
sin hombres»
Maria Raquel Bonifacino
del libro «Asesinas mi amor con plumas de ángeles»

despierta la memoria

De tanto amor

De tanto amor que tienes

sólo hay uno

de tanto amor tan solo

acariciado

de tanto amor te pido

no me ames

de tanto amor

no amas lo que pido

de tanto amor me matas

sólo pido

que no me ames más

que me desames.

Maria Raquel Bonifacino

Del libro «Amor amor amor 2»

Pintura de Claudio Lasorba

Derechos reservados

 

de tanto amor

Poema V

Poema “V
Te siento con el parto de la noche
buscar mi piel cansada
entre las sábanas
tomando entre tus dedos creadores
la mar de sueños
que mis cabellos guardan.
Sígueme repitiendo
con tus ásperos labios
esas olas que llegan
ardientes a mi playa
y atraviesan mi cuello
anidando en mi oído
mientras tus sendas manos
en mi piel arena alzan castillos.

Sé nuevamente el sol
en esta oscura noche
abrazando a mi cuerpo
con múltiples colores
transformando en sedientos
mis cansados deseos
y quebrando las ramas
de mis piernas perdidas.

Y luego, enloquecido
temiéndole a las horas
buscas la forma
de tu cuerpo en mi arena
yo sintiendo el sonido
de tu boca en mi playa
me desnudo de algas
y me entrego a tu océano.
Maria Raquel Bonifacino
Del libro «Amor amor amor»
Derechos reservados

 poema V

Caníbales del amor

CANÍBALES DEL AMOR

caníbales del amor

la noche próxima

acercaremos

las fronteras

de esta vidriera

de invitados

en tiempos perdidos

y encontrados personajes

de animalescos

deseos

de pasión

sin palabras

sin visiones

divididos en dos

en este octubre

juntos.

Maria Raquel Bonifacino

Derechos Reservados

CANIBALES DEL AMOR

 

 

 

 

Importa acaso?

importa acaso
el principio del espacio?
si no hay espacio para ambos
en este mundo chico
iremos descubriendo
que la luz agoniza
y es aberrante la ironía
de que la oscuridad
se vuelva día
alguna vez
aunque sea lejana
en nuestras vidas.
Del libro «Asesinas mi amor con plumas de ángeles»
Maria Raquel Bonifacino
Derechos reservados
importa acaso

Espectadores, protagonistas y libretistas de vidas

Podemos ser espectadores, protagonistas y libretistas de nuestra vida.

“Algunas veces me gusta ser simplemente espectadora y veo pasar los días y las horas, otras se me antoja ser protagonista, pero amo esos días en que hago los libretos y guiones de mi vida.”
Maria Raquel Bonifacinoprotagonistas.jpg

fueron enlazándose

Fueron enlazándose
atentas brisas de veranos
e historias compartidas
fueron acabándose los cuentos
de príncipes azules y perdices
fueron cambiándose los rostros
añejándose en bodegas de vida
y camas frías
fueron tantos gerundios que sumaron
esta resta de existencias conocidas
y seguimos amando
el día a día
de esperanzas deseosas
de ser correspondidas.

del libro «Asesinas mi amor con plumas de ángeles»

Maria Raquel Bonifacino

derechos reservados

 

Cuando la oscuridad…

 

 

cuando la oscuridadCuando la oscuridad
desplaza al día
y queda
un horizonte de fuego
a tus espaldas
y pinceladas violetas se entrometen
en el paisaje móvil de la playa
cuando
el sendero de la luna
vira en la bahía
hacia tu casa
e ilumina tu sombrero azul marino
la estrella del sur
sobre la playa
cuando llega la brisa
y despeina al patio rojo
de hojas secas
sobre las finas lajas
de estos suelos
y cuando el frío supera lo imprevisto
y cubren las nieves las salidas y ventanas
me doy cuenta que yo
enamorada del invierno
amante del otoño que se aleja
deseosa de primaveras que no llegan
solo de amarte
tengo ganas.

Espantacorazones

SOMOS COMO ESPANTAPAJAROS

Somos como espantapájaros de amor
espanta corazones
mitades de rendiciones
vitales
casi llegados
casi partidos
con los ojos cansados
y la palabra nueva
impactados en el acero
sobre carreras de aire
con el calor en el minuto
frío
descontando el tiempo
descontando
con furia
acelerando frenos
acelerando…
Del libro «Adónde vas diciendo lunas?»

Maria Raquel Bonifacinoespantapájaros de amor.jpg

del libro «Juraré ante tus sábanas»

Del libro «Juraré ante tus sábanas»

«donde se apoya la nostalgia,
bajo el puente de recuerdos,
siguiendo el camino trunco del olvido
donde pelean aún
los cansados sentimientos
y las acompasadas ilusiones
recrean esperanzas
allí donde se apoya la nostalgia
se acaba del alma
su alimento.
Maria Raquel Bonifacino
Derechos Reservados

alli

Y ahora qué?

Del libro : «DAME SINÓNIMOS DE ADIÓS»

¿Y ahora qué?
Acaso esperas esfuerzo del destino
que por azar repare decisiones
y vas quebrando tus alas
transparentes
entre los acertijos
que hieren tu cintura
de embalsamados
recuerdos
encerrados en
añejadas, regresadas
absorbentes y veraniegas
locuras.
Maria Raquel Bonifacino
@derechos reservados
dame

Mayorías?

mis ideas son mías,no busco consenso, no sigo a la mayoría, no tengo miedo a opinar diferente, no necesito aprobación a mis ideas, pues ellas son leales a mis investigaciones, a mis estudios, a mis sentimientos y a mi responsabilidad social y ética, seguir a la mayoría no siempre es lo adecuado, miremos la historia del mundo. Es triste que se necesite la opinión de otros para saber que es lo adecuado en la vida.
Maria Raquel Bonifacino
@mayorías

Acaso

Del libro «Adónde vas diciendo lunas?» ( en librería Borges)
 
acaso me haya ido
cuando me encuentres cerca
bajo las tenues luces
de vida estacionada
detenida en las horas
suspendida en las sombras
sin anuncios de aire
ni sonidos de auroras
acaso me haya ido
cuando decidas creerme
y leerme entre calladas
y oscurecidas tardes
acaso me haya ido
y ni el perfume quede
en el solar recuerdo
de tu esquina cobarde.
Maria Raquel Bonifacino
@derechos reservados
Del libro «Adónde vas diciendo lunas?»
ACASO ME HAYA IDO

Del libro «Del jardín a la cama»

Dos pájaros amantes
comenzaron los fuegos
lejos de las heridas
quedaron sus recuerdos
quemados por los vientos
asolaron con humos
las devastadas colinas
de las sombras
sólo terror e infierno
de aquel amor al vuelo
dos pájaros amantes
comenzaron los fuegos
los pecados surgieron
entre los pastizales
y en cenizas murieron.
Maria Raquel Bonifacino
Derechos Reservados
pintura de Claudio Lasorba

Del libro «Del jardín a la cama»

 

dos pájaros amantes

Del libro «No tientes mariposas»

CUANDO TODO SE AQUIETA

Cuando todo se aquieta

y refuerzas las voces

y acomodas las muecas

en espacios sin horas

cuando tocas tus labios

y respira tu sombra

cuando estiras tus sueños

y  caen las moras

cuando el sol

se disfraza

y las lluvias se esfuerzan

por sujetar la aurora

cuando la noche grita

bajo un cálido abrazo

sin sudores ni llantos

y se anuncia el rocío

en tu hombro inclinado

y tus ojos ocultan

de temores el alma

se despierta la vida

con los vientos del ansia.

Maria Raquel Bonifacino

Derechos Reservados

NO TIENTES

 

 

 

PRÓLOGO DEL LIBRO «NO TIENTES MARIPOSAS»

La vida es como el aletear de una mariposa generando movimientos que producirán sus efectos en el cosmos. Si agarráramos una mariposa por las alas, sería un evento desastroso, pues ellas se romperían fácilmente. Si atrapáramos una mariposa para contemplarla, lo más posible es que la veamos morir.  Tentamos mariposas todo el tiempo. Tentamos a la vida.  A su vez muchas personas interactúan con nosotros como si fuéramos de metal superresistente, como si nada pudiera dañarnos pero somos como mariposas, efímeras, libres, diurnas, nocturnas, diferentes y extremadamente frágiles.

Maria Raquel Bonifacino

NO TIENTES MARIPOSAS

 

Del libro «Asesinas mi amor con plumas de ángeles»

CORAZÓN DESPAREJO
corazón desparejo
callando superiores
tradiciones
compañero de partituras
usadas
amor de mis amores
cuenta penas
dolores y pasiones,
subiendo los umbrales
de conocidos parques
soñadores
corazón desparejo
que amas y que odias
confusiones
manejas los costados amatorios
y hundes en las fuentes
ilusiones.

Maria Raquel Bonifacino

Derechos Reservados

corazon desparejo

 

Del libro «Se apaga la luz, se prende la historia»

Esta noche fría

sin viento norte

ni sudeste

con apuestas de pasajeras lluvias

sin golondrinas trasnocheras

ni copas rotas por olvidos

 

sin caminos marcados

por tacos rotos

ni manchados de rouge

los almohadones

con resacas

de salados aguaceros

con limosnas de entusiasmo

y un poco loco el calendario

voy a traerte en el sendero del recuerdo

amándote en el minuto de silencio

que implora mi memoria

de otras horas.

Maria Raquel Bonifacino

Derechos Reservados

esta noche fria

 

Del libro «No tientes mariposas»

Esta historia

pensada sin vientos

que aparece volviendo
los nortes de abril
inventando lluvias
y perdones de vida
faltando vacíos de ayer
distancias de luz
y silencios de tiempos
se acomoda en la noche
amándonos en fértiles eternidades.
Maria Raquel Bonifacino
Derechos reservados

ESTA HISTORIA

Cambio de conceptos

Ante un comentario en un grupo literario escribí este texto para cambiar algunos conceptos dañinos sobre la Soledad, la pérdida, la envidia etc. Una participante del grupo sufría muchísimo ante el rechazo, la envidia, la soledad y la pérdida. Por lo tanto quise presentar otra opción y puntos de vista ante sus dolores y sufrimientos. La mayoría de los sufrimientos humanos dependen del punto de vista de nuestra existencia.

cambios-de-conceptos

Extremadamente Azul

Del libro «AMOR AMOR AMOR 2»
Extremadamente azul
e inconsciente
se aparece la noche
desafiante
descalzada de estrellas
inhóspita de grillos
empapada de mares
oculta de ciudades.
Azul por el azul
nomás
por seducciones
porque se antoja
y clama a corazones
escondidas pasiones
suburbanas
de amantes, merecidos
detallados instantes
cómplices de ansiedad
amores divagados.
Maria Raquel Bonifacinoyo

¿Cuánto te esperan las brisas? (del libro «¿Adónde vas diciendo lunas?»)

¿CUÁNTO TE ESPERAN LAS BRISAS?

¿cuánto te esperan las brisas

salidas del sur

de tus ideas

inquietantes?

 

Y se duermen

entre incertidumbres

de nostalgias

en panales que el mar

ignora en este martes

 

¿cuánto te esperan las brisas

hasta que decidas

arremangar perezas

en los falsos perfumes

de un absoluto

infantil y nada práctico

soliloquio?

Maria Raquel Bonifacino

 

Casi Casi (del libro Cosas de piel)

15672618_10154823571828767_2285593969463190447_n-1
CASI CASI (DEL LIBRO «COSAS DE PIEL»)

Todos tomaban muy lento sus jugos de naranja.
Eran 14.
Algunos balanceaban sus cuerpos sobre las sillas otros tenían la mirada doblada hacia abajo.
Uno de ellos tocaba su cabeza muy lentamente sin llegar a rascarse.
Una mujer hablaba sola porque su vecina de mesa no la escuchaba, la más joven tal vez de unos 65 años pagó la consumición.
En las mesas quedaron los vasos con restos del jugo y unas copas vacías de helados.
Yo estaba escuchando lo que una mujer hablaba.
—Mi hijo tiene mucho trabajo entre su oficina y sus hijos no tiene tiempo para nada. Es super trabajador y responsable. Yo lo crié sola. Ahora es un excelente profesional tiene 3 hijos, mis únicos nietos, no puedo verlos muy seguido pues están todos muy ocupados. Pero para mi último cumpleaños vino una florería y me trajo un hermoso ramo de parte de ellos. Sí, de parte de ellos. Son mi vida.
Terminó de decir esto y quiso acomodar su silla, pero no pudo, falló en el intento, el señor que estaba frente a ella seguía con la cabeza hacia abajo como si durmiera sentado.
De pronto su vecina de mesa reaccionó y le contestó:
—Sí, sí, sí, eeee… esoooo paaasaaa —su voz iba arrastrando las letras producto de algún calmante.
Miré por fuera de la ventana de la confitería, el día estaba hermoso, había unos 27 grados de temperatura. Una madre cruzaba la calle llevando a un pequeño en los brazos y otro de la mano.
Pasaba un automóvil con dos niños atrás y el padre manejando.
Claro eran padres jóvenes, estaban dando su tiempo y su vida para la crianza de sus hijos.
Vi como se iban los 14, apenas caminando, apenas muriendo, todo era a «penas». Les costaba seguir, ya no tenían «porqués», ya no les importaba los «comos».
Llamé a la chica para que me cobrara el té con leche que había consumido.

—¿Quiénes son esas personas? Ví que te saludaban como si te conocieran —. Le pregunté intrigada aunque sabía la respuesta.

—Son de un geriátrico, les conozco los nombres a todos, los tienen dopados todo el día, para que no molesten, las familias no vienen nunca a verlos, los tiran allí y se olvidan que tuvieron una vida, que gracias a muchos de ellos crecieron y tuvieron oportunidades, es muy triste, los sacan a tomar el té, una vez por mes.

No pude contestar, le pagué y me quedé sentada sin pensar nada y pensando de todo. Estaban casi muertos, estaban casi vivos, el «casi» puede hacer y ser la diferencia, el mundo, las familias «casi» no están.
#literatura #literaturauruguaya #uruguay #argentina#literaturaargentina #relatos #cuentos#cosasdepiel

Muy pronto «No tientes mariposas»

MUY PRONTO LANZAMIENTO «NO TIENTES MARIPOSAS»

Prólogo
La vida es como el aletear de una mariposa
generando movimientos que producirán sus efectos
en el cosmos.
Si agarráramos una mariposa por las alas, sería un
evento desastroso, pues ellas se romperían fácilmente.
Si atrapáramos una mariposa para contemplarla,
lo más posible es que la veamos morir.
Tentamos mariposas todo el tiempo.
Tentamos a la vida.
A su vez muchas personas interactúan con
nosotros como si fuéramos de metal superresistente,
como si nada pudiera dañarnos pero somos como
mariposas, efímeras, libres, diurnas, nocturnas,
diferentes y extremadamente frágiles.
María Raquel Bonifacino

15304289_10154735666348767_1361043157483285393_o

Ven conmigo (del libro «No tientes mariposas»)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

VEN CONMIGO
Ven conmigo
acompáñame en este parto
de ilusiones débiles
en esta acústica soledad
inventada
en este tramo de vidas
proyectadas
sobre nuestras perpendiculares
historias amatorias
ven
que no existe la distancia
si pertenecemos al mismo elemento
que no confluyen día y noche
en el minuto cero
como postales de la abuela
ven
solo trae tu ser
sin tus penas
sin vanaglorias de amores
del pasado
sin arquetipos de conductas previas
solo tu corazón sin mentes
que lo agobien
sin consejos ajenos
sin recuerdos nocivos
como un ángel
desnudo de rencores
con la piel acerada del domingo
con el viento al costado del principio
con el abecedario a inaugurar renglones
con todos los que ames
con todo
y sin razones.

Maria Raquel Bonifacino